¡Llámenos! +34 93 418 47 02

Seguro de riesgo político

El Seguro de Riesgo Político de ABK es una herramienta fundamental para paliar las posibles incertidumbres que pueden derivar de determinadas situaciones políticas ante inversores o entidades bancarias que operan en mercados alrededor del mundo. Esta póliza tiene el objetivo de proporcionar a nuestros clientes la seguridad que necesitan en momentos de inestabilidad política en un país en concreto.

¿Para qué contratar un Seguro de Riesgo Político?

Confiscación o nacionalización

Ya sea por interés público o nacional, la confiscación o la nacionalización se dan cuando se transfieren propiedades de personas particulares, tanto nacionales como extranjeras, dedicadas a las actividades pertinentes en un sector de la economía. La nacionalización es el paso forzoso del derecho de propiedad de un bien de particulares al Estado, en virtud de un órgano estatal competente.

Expropiación

La expropiación internacional es un riesgo político muy común que implica una pérdida de valor de una inversión perteneciente a un extranjero como consecuencia de una acción estatal. Las características de dicha expropiación dependen en gran medida de lo pactado en los instrumentos internacionales y de la interpretación que hacen los tribunales arbitrales cuando se requiere su dictamen.

Inconvertibilidad de divisa

La inconvertibilidad de divisas es un problema recurrente en especial durante las crisis financieras, que acaban derivando en crisis monetarias. La única forma de lidiar con la inconvertibilidad decretada por el gobierno de un país como medida preventiva para evitar la quiebra de los bancos, es tener contratada una póliza de Riesgo Político que cubra este tipo de inconvenientes bajo cualquier concepto.

¿De qué protege el seguro de Riesgo Político?

De este modo, el seguro de riesgo político protege la venta de bienes o servicios contra el riesgo de impago de un comprador como consecuencia de riesgos políticos que impiden el cobro de facturas, como la inconvertibilidad de divisa o riesgos de transferencia, guerra, terrorismo, disturbios y revolución, cambio en las normas de importación y exportación, quiebra bancaria, expropiación, nacionalización o sanciones comerciales.

Se trata de una cobertura fundamental en exportaciones especialmente a países en vías de desarrollo o subdesarrollados.